Los hijos cuando papá o mamá vuelven a tener pareja

Problemas de los hijos con las nuevas parejas después del divorcio:

Como actuar cuando mis hijos no aceptan a mi pareja actual
Problemas hijos con nuevas parejas

Para los hijos, tengan la edad que tengan siempre será difícil. Aceptar qué mamá, o papá han vuelto a rehacer su vida.

Siempre será  un proceso difícil para los padres, y tendrían que tener paciencia para que los hijos poco a poco se vayan acostumbrando a la nueva situación, y vayan aceptando que su mamá o su papá tienen que empezar una nueva vida junto a otra persona.

Los hijos notarán cambios, compararán, sentirán celos, pensarán que otra persona ajena les ha arrebatado el amor y la atención de sus progenitores… etc.
Para los padres esto supone un problema, que tendrán que saber distinguir y ver que la percepción del hijo posiblemente no sea tan real como lo manifiesta. Es un nuevo proceso de adaptación, de convivencia con una persona extraña.

Si ya por si es complicado los hijos irán contando su versión, a su modo de ver las cosas a la otra parte, y esto creara más conflictos aun a la separación.

¿Qué hago?.

No es cuestión de indicar que haya que realizar un comportamiento único aplicable para cualquier tipo de procedimiento. Habrá que estudiar cómo ha sido la ruptura, cómo ha sido la actitud de ambos progenitores y de los hijos y el tipo de trato que procura nuestra pareja a nuestros niños.

En ocasiones concluyen un conglomerado de circunstancias que complican mucho la situación y cada una de las partes se cierran en enfocarlo desde su punto de vista:

Ex pareja:

Habrá que ver si esta malmetiendo nuestra ex pareja, padre o madre de los hijos, en nuestra vida y muy especialmente respecto de la nueva relación de pareja.

Yo:

Habrá que estudiar cómo se lo hemos planteado la relación a nuestros hijos, si ellos estaban preparados para ello y si estamos dando las pautas necesarias para que haya armonía en las relaciones de todos. No debemos olvidar que somos el nexo de unión entre nuestra nueva pareja y los hijos y por responsabilidad debemos de hacer por facilitar la vida a todos los que me rodean.

Mis hijos:

Los hijos no han decidido nacer en una determinada familia ni las relaciones sentimentales que finalizan o comienzan sus padres. En cambio, no por ello dejan de ser miembros de la familia que tal vez no tengan derecho a “voto” por edad pero si derecho a tener una voz importante como miembros de la familia que son.

No deben de mandar ni imponer, pero si expresar como se sienten, darles la oportunidad de opinar y sentir que esta familia es  de todos. Tal vez después no se haga lo que los hijos quieren, pero hay que darles la oportunidad de expresarse y decir lo que sientan.

Nuestra vida es nuestra, pero desde el momento en el que tenemos hijos que dependen de nosotros tenemos la obligación moral de adaptar nuestra vida a la vida que ellos quieran y merezcan tener con sacrificios razonables. Los hijos son egoístas en muchos casos, pero también habría que estudiar el motivo por el que tienen esa actitud.

Mi nueva pareja:

Una nueva pareja que nos quiera tiene que aceptarnos. Si cuando decide entablar relación con nosotros tenemos hijos y estos son importantes con nosotros. No hay que tener celos pues no se trata de competencia sino de entablar una relación de pareja compatible con las relaciones previas y actuales de ambos. Una pareja que no acepte a nuestra familia tal vez no sea en todo la pareja que nos conviene.

Todo lo demás:

Además todo el conjunto de circunstancias que confluyen en la relación sentimental y que nos van cambiando la vida. Son motivos de todo tipo: Trabajo, probelmas de salud, deudas, ingresos adicionales, intereses, accidentes, complicaciones de terceros.. etc.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *