Miedo a empezar una nueva relación 🌞

                                                   
Me he divorciado y tengo miedo a empezar una relación nueva, y que no salga bien.

Miedo a empezar nueva relación

Esta frase se repite en la cabeza de muchas personas por el temor que lleva aparejada la experiencia de una reciente ruptura respecto de cierto prejuicio o reservas a que se vuelva a repetir en siguientes relaciones.

Tras una ruptura, afloran sentimientos de tristeza, temor, dolor e incertidumbre que pueden hacernos desconfiar de las personas y entorpecer nuevas relaciones

Dependerá en gran medida de cómo afrontemos la situación y las medidas que tomemos para superarlo.                                                         

El poder de los miedos

Cuando no somos capaces de pasar página, el rencor y los malos pensamientos terminan por bloquearnos. Si por nosotros mismos no somos capaces de olvidar esa ruptura, lo ideal es buscar ayuda profesional.

Si no buscamos ayuda, entablar nuevas relaciones será algo complicado, ya que arrastramos sentimientos negativos que nos van a influir a la hora de relacionarnos.

Empezar relaciones sin tener nuestro corazón curado, no tendrá sentido, pues serán relaciones abocadas al fracaso, y eso nos causará sensación de decepción.

Nos hará pensar que nunca vamos a conseguir una relación estable, cosa que no es real, simplemente para poder empezar una nueva etapa, hay que cerrar la anterior.

¿Cuáles son los miedos más habituales?     

A continuación hablaremos de los temores más frecuentes que no son los únicos y que entendiéndolos nos pueden ayudar a superarlos.                              

Miedo a que nos dejen                               

Tras una ruptura, es normal tener miedo a empezar una nueva relación y que nos abandonen. Generalmente en relaciones en las que la ruptura ha sido traumática o inesperada por una de las partes, genera falta de seguridad y desconfianza al iniciar una nueva relación. Tenemos que ser positivos y entender que no todas las personas son iguales y aprender a confiar en quien nos lo demuestra.

Miedo a no controlar nuestras emociones

Cuando iniciamos una relación debemos dejar de lado los pensamientos negativos y lo que nos ha ocurrido en relaciones anteriores.

No podemos condicionar nuestra nueva relación por errores del pasado. Los errores nos sirven para aprender de ellos, pero no para que nos genere miedo o nos impida relacionarnos.

Si comparamos nuestra relación con la anterior, solo hará que sintamos temor o miedo a que nos vuelva a suceder lo mismo y termine por influir en nuestras emociones.

Miedo a tener una relación conflictiva

Después una relación tormentosa llena de conflictos, faltas de respeto, malos gestos y/o palabras, solamente pensar en volver a pasar por lo mismo es terrible.

Nos genera un estado de ansiedad que nos dificultará las nuevas relaciones. Debemos de mantener nuestra estabilidad emocional y no dejar que los malos recuerdos del pasado nos influyan, pues de los errores se aprende para que no nos vuelva a pasar lo mismo.

Miedo a ser rechazados

Algunas personas tienen miedo a ser rechazadas al principio y/o durante la relación.

Quien no arriesga no gana.

Nunca se sabe si el amor va a ser para toda la vida o no, por eso disfruta el momento y trata de cuidar la relación para que eso no ocurra.

Miedo al fracaso

El fracaso es un sentimiento común después de una ruptura, y el miedo a que nos vuelva a ocurrir lo mismo nos quita las ganas de involucrarnos de nuevo en otra relación.

Esto nos generará dudas de si el amor existe de verdad, si todo tiene fecha de caducidad, etc. Una relación es algo complejo y a veces por mucho que uno ponga de su parte, no es suficiente para que sea fructífera.

 Superar nuestros miedos, es lo principal para poder empezar una nueva relación sana.

Atormentarnos con los recuerdos del pasado solo nos hará sufrir más. Busca ayuda profesional en caso de necesitarla.

No te niegues ser feliz por un mal recuerdo, pues una relación fallida no debe condicionarnos. Recuperar la confianza en nosotros mismos será importante para que las relaciones que tengamos sean de calidad.

Nunca vamos a saber si la relación será para toda la vida, pero debemos evitar los pensamientos de incertidumbre y de control sobre la relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *