Teléfono móvil de los hijos menores de edad

Teléfono móvil de los hijos menores de edad:

En la mayoría de las sentencias y convenios reguladores de derecho de familia no se hace mención a la manera exacta de comunicarse del progenitor con su hijo o hija en los momentos en los que no disfrute de su cuidado y compañía con independencia de qué tipo de custodia exista (debe de saber aplicarse tanto por el progenitor custodio como por el progenitor no custodio). Por ello, surge la duda de, ¿cómo hago para comunicarme con mis niños cuando no están conmigo sino que están con su padre o madre?. La primera opción siempre es la de utilizar el sentido común, no buscar los derechos de los padres o justificarlo como un derecho de los niños, lo normal es que cuando están con el padre estén con el padre, y cuando estén con la madre estén con la madre, y cuanta mas tensión exista al respecto mas complicado será todo, y esa antinaturalidad al final redundará en perjuicio de los hijos, y sea cual sea el resultado (se logre hablar con ellos, o no) la situación perjudicará a los hijos.

Uso del teléfono de los hijos en casos de padres divorciados
Teléfono de niños

Ambos padres deben de buscar el beneficio del hijo, pero lo que no se puede pretender es buscar las “tres patas al gato” de manera que pase lo que pase siempre se haga mal, si se habla poco, por ser poco, si es mucho, por ser mucho y utilizar información obtenida en la conversación.. etc. Lo mas natural es que cada progenitor anime al niño  que hable con el otro progenitor cuando no está con su compañía, y que el otro haga lo mismo de manera recíproca, y así el hijo desarrolle su infancia de una manera normalizada. Si ambos padres utilizan mal la herramienta de la comunicación la situación será insostenible provocándose daños en el niño y tensión para todos.

Siendo realistas, si la relación entre los progenitores no es buena, tampoco será conveniente fomentar una comunicación obligatoria, pues es un foco de conflictos. Lo normal es que cuando el niño esta con cada progenitor pueda disfrutar de su compañía y el plan, y que no tenga que dejar de hacerlo de manera artificial para hablar con el otro, pues terminará siendo un suplicio para todos. En casos de padres razonables es muy positivo consolidar hábitos de comunicación positivos. ¿Qué se debe de hacer entonces?, lo normal es que cuando el hijo o hija tenga una edad suficiente los padres le compren un teléfono móvil a los hijos para que directamente él o ella se relacione con los padres como y cunado considere oportuno, y hasta entonces que sin que se vea como una obligación cada padre pueda decir al otro lo que está haciendo, mandar una foto por whatsapp, decir al niño que llame al otro para contar algo que está haciendo.

Los padres se tienen que adaptar a la vida de los niños, pues en el último caso que nos ocurrió en nuestro despacho un niño tuvo que salir de un partido de fútbol con los amigos para hablar con su progenitor ya que estaba en un ataque de ansiedad y amenazaba al otro con denunciar si no hablaba inmediatamente con su niño. Evidentemente la conversación no fue positiva para el niño más aún por tener que pasar el bochorno respeto de sus amigos que veían como le obligaban a hablar por teléfono… No debemos de trasladar las controversias del juicio de divorcio contencioso al día a día de nuestros hijos.

Se debe de usar el sentido común y pensar que a veces nos tocará pasar el teléfono aunque tal vez no nos apetezca del todo por cuestiones personales, y en otros nos tocará que nos lo pasen, pero no debe de ser algo muy grave cuando nos interesa, y algo insignificante cunado es un interés del otro progenitor. No hay edades de los niños sino capacidades de los padres para crear un buen ambiente de normalidad e incentivar la relación con el otro progenitor, pues lo mas normal es que si por ambas partes se respeta al otro, el niño quiera hablar por si mismo con el otro y no pase nada, todo sea normal, que los padres se ayuden y apoyen por el hijo por encima de las diferencias que les han separado, influencia positiva de los padres y no alienación parental negativa. Los niños tienen derecho a relacionarse y comunicarse con sus padres y con todo su entorno, y es obligación legal y moral la de facilitarlo y que no se tenga que hablar por desgracia de “obligación” de comunicación. Se debe de tratar de hacer las cosas fáciles pues ello redundará en beneficio común, y no nos debemos de atrever a perjudicar a la persona con la que hemos decidido tener un hijo, pues el hijo no lo ha elegido, nosotros sí, y nos guste mas o menos tenemos que ser responsables y pensar mas en nuestro niño que en mantener nuestro orgullo por cuestiones de la ruptura que no se han sabido resolver a tiempo.

No se debe de prohibir ni dificultar la comunicación por teléfono de nuestro hijos con su padre o madre
No prohibir comunicaciones de los niños

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *